home : blogs : blogs September 21, 2017

1/9/2014 10:02:00 AM Email this articlePrint this article 
La desigualdad, el tema de nuestro tiempo

RAFAEL RONCAL
Director

El presidente Lyndon Johnson declaró, hace 50 años, la “Guerra contra la pobreza’ que, aún en ciernes, sigue cobrándose más víctimas que van engrosando las legiones de pobres en la nación más rica del planeta: solo en Maryland, uno de cada diez vive en la extrema pobreza, mientras que cientos de miles de familias carecen de un seguro de salud básico con un sueldo mínimo que no hace mella alguna a la pobreza. Lo cierto es que desde 1970 –cuáles sean las causas de esa desigualdad– los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres: un reciente estudio del MIT señala que, entre 1980 y el 2005, más del 80 por ciento del aumento de los ingresos se concentró en el uno por ciento de las familias que más ganan, la desigualdad más alta en el mundo desarrollado. El declinamiento de la movilidad económica que se expresa en el aumento de las desigualdades no es un tema de minorías, de razas o de clase social, es un problema básico de falta de oportunidades que no se condice con los valores fundacionales del país: la premisa de que todos hemos sido creados iguales y que para preservar esa promesa depende del esfuerzo y el mérito de cada uno de nosotros. En ese contexto la educación se presenta como la opción más viable para que los que menos tienen puedan salir del esclavizante círculo de la pobreza.

El papa Francisco en su reciente exhortación apostólica (‘La alegría del evangelio’) critica la ‘deificación del mercado’ y ‘la ingenua creencia en la bondad de los que detentan el poder económico’. Es, particularmente, crítico de aquellos que asumen que el crecimiento económico es una meta social suficiente que –a la larga– niega a los gobiernos un papel activo en la humanización del libre mercado. No está de más decir que el capitalismo, la fuerza más poderosa de la modernidad, ha sacado a millones de personas de la pobreza, ha promovido innovaciones que han extendido nuestras vidas, amén de alentar también el individualismo y relajar los lazos familiares y comunitarios. Mas, es cierto que en ausencia de ciertas condiciones sociales como son el imperio de la ley, la igualdad de oportunidades y una administración pública efectiva, el capitalismo puede derivar en una fuente de desigualdades. Francisco –como Juan Pablo II y Benedicto XVI– nos advierte de los peligros de un modelo económico cuando se convierte en un ‘pensamiento fijo’, ausente de un compromiso moral con la dignidad humana, la justicia y la compasión y nos conduce al materialismo, al individualismo y al egoísmo. Un sistema que depende de virtudes que no ha creado. En su exhortación, Francisco define la prioridad de la persona humana que tiene un valor esencial y natural y no puede ser reducido a un mero objeto económico o a la suma de sus deseos. Nos dice, además, que la prosperidad puede ser una prisión, demostrándonos –con el ejemplo- que la fe cristiana no es una ideología, está por encima de todas las ideologías, incluyendo a la que nosotros justificamos en nombre de la libertad.

En suma, para vencer a la pobreza es imprescindible reemplazar la desesperanza con mayores oportunidades y con una visión genuina de igualdad que galvanice las fuerzas de cambio y equidad para que todos puedan vivir con dignidad. Solo ‘haciendo’ podremos asegurar el éxito de las futuras generaciones, enseñándoles no solo a soñar, sino a ‘hacer’ –con el ejemplo– porque ellos serán ricos si creen en sus posibilidades y en el establecimiento de una sociedad más justa y solidaria con los menos favorecidos.



Article Comment Submission Form
Please feel free to submit your comments.

Article comments are not posted immediately to the Web site. Each submission must be approved by the Web site editor, who may edit content for appropriateness. There may be a delay of 24-48 hours for any submission while the web site editor reviews and approves it.

Note: All information on this form is required. Your telephone number is for our use only, and will not be attached to your comment.
Name:
Telephone:
E-mail:
Passcode: This form will not send your comment unless you copy exactly the passcode seen below into the text field. This is an anti-spam device to help reduce the automated email spam coming through this form.

Please copy the passcode exactly
- it is case sensitive.
Message:
   
Noticias
Cardenal Wuerl
Comunidad
Editorial
Columnistas
Inmigracion
Educación
Cultura
Libros
Reportajes
Deportes
Parroquias
Site Map
Periodismo Escolar
Eventos
Participe
Misas en Español
Email Newsletter
Mundo en Cifras
Galería de Fotos
  archivo

Site map | Recursos para la Comunidad | Arquidiócesis de Washington |
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved