home : blogs : blogs September 21, 2017

12/23/2013 3:11:00 PM Email this articlePrint this article 
El ejemplo arrastra multitudes

RAFAEL RONCAL
Director

En los primeros nueve meses de su pontificado, el papa Francisco impresionó e inspiró a millones. Su acercamiento a todos sin distingo alguno, su preocupación por los pobres y su humildad lo han convertido en un Papa popular acuñando lo que se llama el “efecto del papa Francisco”. Muchos dicen, con razón, que su ‘mensaje’ no trae nada nuevo dado que la Iglesia siempre mantuvo una especial preocupación por los más vulnerables. Sin embargo, el ‘efecto Francisco’ tiene causas tangibles y no es un fenómeno espontáneo. Algunas de esas causas: desde que fuera electo Papa, en marzo pasado, Francisco insiste a sus obispos a escuchar a la gente, tomando, él mismo, la iniciativa de acercarse y confundirse con las multitudes, de llamar por teléfono y visitar a los necesitados, de desplazarse en un carro viejo usado y de vivir en una modesta habitación en la casa para invitados en el Vaticano. Al seguir los pasos de Jesucristo, Francisco nos muestra la frescura y la fragancia del Evangelio.

El ejemplo, sencillo y humilde, es la clave fundamental del por qué del ‘efecto del papa Francisco”, quien en el libro ‘El jesuita: conversaciones con el cardinal Jorge Bergoglio’, pergeña las premisas vitales de ese ejemplo, un ejemplo que -a la larga- arrastra multitudes más allá de la grandilocuencia de las palabras, mostrándonos con sus acciones que los ‘expertos’ no son los que dicen, sino los que hacen. Por eso, los testimonios –los paradigmas– son siempre una certeza, una convicción, una coherencia que debe darse entre lo que se piensa, lo que se siente y lo que se hace: “Es fundamental que uno piense lo que siente y lo que hace; sienta lo que piensa y lo que hace; y, haga lo que piense y siente”. Jorge Bergoglio nos aconseja, pues, a ‘ejercitar el lenguaje de la cabeza, del corazón y de las manos’, tan venido a menos en estos tiempos.

Otra vez el ejemplo, Francisco acoge con cordialidad a todos, sin exclusiones, sonriendo y con bonhomía, saliendo al encuentro de la gente lo que le ha granjeado confianza, aprecio y simpatía. El haber sido nombrado el ‘Hombre del Año’ por la revista TIME no hace más que corroborar lo expresado. El modo de acercarse a los demás –su humildad y naturalidad– es un campanazo de advertencia de que el ‘intelectualismo’ es la primera gran piedra para acercarnos a Dios. Francisco nos muestra con el ejemplo la andadura a seguir: hacia Dios hay que ir con una apertura de pensamiento y corazón sincero mostrándonos tal como somos, sin máscaras, sin caretas, sin falsedades, ni hipocresías. La levadura del ejemplo reside en la intención de cambiarse a uno mismo toda vez que todos tenemos algo o mucho de fariseos: parecer y no ser, decir y no hacer. En otras palabras, parecemos y no somos, decimos y no hacemos, amén de que todos piensan en cambiar la humanidad, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

A propósito de la Navidad y la familia es bueno recordar que Jesucristo nos dio el ejemplo de obediencia a los padres: Él siendo Dios obedeció a José y María por 30 años, de lo que podemos afirmar que cuánto más acentuada es la personalidad de un hombre, o más avanzada su formación, su entrega a los demás es con más intensidad. El ‘efecto del papa Francisco’ sugiere además que los ejemplos, como las cosas simples y sencillas, suelen ser, a la larga, los más grandes y fecundos, lo que nos conmina y alienta a abocarnos a hacer lo que hay que hacer lo mejor posible en nuestra vida familiar y en el trabajo, a través del ejemplo de la participación activa. Muchos no participan esperando las grandes ocasiones. Esta es la hora de participar, no de esperar, porque hay por doquier jóvenes ansiosos de seguir ejemplos para conectarse con Dios, con sus familias y con sus comunidades, la misma que comienza con una renovación personal de cada uno de nosotros, toda vez que es difícil ganarse el respeto y la confianza de los demás si nuestras acciones no se condicen con lo que pensamos, decimos y hacemos.



Article Comment Submission Form
Please feel free to submit your comments.

Article comments are not posted immediately to the Web site. Each submission must be approved by the Web site editor, who may edit content for appropriateness. There may be a delay of 24-48 hours for any submission while the web site editor reviews and approves it.

Note: All information on this form is required. Your telephone number is for our use only, and will not be attached to your comment.
Name:
Telephone:
E-mail:
Passcode: This form will not send your comment unless you copy exactly the passcode seen below into the text field. This is an anti-spam device to help reduce the automated email spam coming through this form.

Please copy the passcode exactly
- it is case sensitive.
Message:
   
Noticias
Cardenal Wuerl
Comunidad
Editorial
Columnistas
Inmigracion
Educación
Cultura
Libros
Reportajes
Deportes
Parroquias
Site Map
Periodismo Escolar
Eventos
Participe
Misas en Español
Email Newsletter
Mundo en Cifras
Galería de Fotos
  archivo

Site map | Recursos para la Comunidad | Arquidiócesis de Washington |
Software © 1998-2017 1up! Software, All Rights Reserved